Logo YoigoMalas noticias y nueva información para todos aquellos que nos vemos afectados por las nuevas tarifas de Yoigo.

Muchos han sido los que se han quejado de que Yoigo no permite darse de baja si tienes vigente un contrato de permanencia, y como no podía ser de otra forma, he decidido llamar para comprobar por mí mismo si es cierto éso que dicen. La respuesta que me han dado es que Yoigo tiene en el contrato una cláusula mediante la cual estipula que son libres de cambiar sus tarifas todo lo que quieran, y dichos cambios no anularían el contrato de permanencia del cliente. Desgraciadamente, en estos momentos no tengo a mano el contrato, por lo que no puedo comprobar si las cosas son tal y como me han dicho ellos (Animo a que alguien que tenga a mano el contrato nos diga dónde está esa cláusula).

Lo del contrato de permanencia me quedó claro, pero quise ir un poco más lejos, y, aun a sabiendas de que con quien estaba hablando no era más que una telefonista, ( Que por cierto ha sido muy educada conmigo) decidí preguntarle cuál era la razón de este cambio de tarifas, ya que los clientes nos sentíamos un tanto defraudados ya que la compañía se había comprometido a no hacer este tipo de subidas de precios.

Me contestó que el 99% de los clientes utilizaban de una forma correcta las llamadas gratuitas, pero que había un 1% que mantenía su teléfono descolgado durante todo el día, consumiendo las mismas horas que el 99% restante. Yo no digo que sea mentira, ya que es algo totalmente comprensible tratándose de un país lleno de picaresca como es el nuestro, pero considero que éso es algo que deberían haber pensado antes de implantar esa tarifa, por lo que no me vale como excusa.

Así que ya sabéis, si estáis descontentos con el giro que ha dado Yoigo, y estáis en contrato de permanencia, ajo y agua, que pueden modificar sus tarifas cuanto quieran sin que éste se vea anulado.

PDTA: Hay que leerse al pie de la letra los contratos de todo lo que compremos.
PDTA 2: He tenido que esperar más de 20 minutos a que me cogieran la llamada.